Siguenos y
Participa en

Sábado 19 de Abril 2014

Será Chihuahua sede de la Segunda Reunión del Movimiento Familiar Cristiano Católico

Compartir en

    

Por: Claudia Valenzuela | 21-Mar-2012 14:51

Más de 200 personas asistirán la Segunda Reunión del Bloque I del Movimiento Familiar Cristiano Católico que se desarrollará los días 24 y 25 de marzo en las instalaciones de La Salle en la ciudad de Chihuahua.

Se espera recibir alrededor de 240 personas provenientes de las diócesis de Los Ángeles, Las Vegas, Oregon, San Bernardino, todas ubicadas al oeste de Estados Unidos, así como de Ciudad Juárez, Cuauhtémoc, Chihuahua, Nuevo Casas Grandes, Parral, la Sierra Tarahumara, Culiacán, Ciudad Obregón, Hermosillo, Mexicali, Ensenada, La Paz, y Tijuana.

La Reunión estará coordinada por los secretarios nacionales de Provincia, Salvador y Luly Cabral, así como por los presidentes del Equipo Coordinador Nacional, Ricardo y Lucy Araujo, así como por los el Equipo Coordinador Diocesano de Chihuahua presidido por Willy y Tere Martínez.

Las actividades a desarrollar consisten en una serie de talleres de capacitación y conferencias para dirigentes del Movimiento Familiar Cristiano Católico a fin de lograr un mejor servicio a las familias, siendo uno de los momentos más importantes la Eucaristía en los dos días.

La Segunda Reunión de Bloque I iniciará el 24 de marzo a las 8:00 horas contando con
un mensaje de bienvenida por monseñor Luis Carlos Lerma en representación del arzobispo don Constancio Miranda W. y terminará a las 14:00 horas del domingo 25 de marzo.

La misión del MFC, es brindar a los matrimonios y jóvenes una evangelización integral que incluye una formación pedagógica, dinámica, progresiva y sistemática a través de la cual se promueven valores humanos y cristianos, se aprende a dialogar y se proporcionan medios e instrumentos para propiciar que sus familias sean verdaderas comunidades de personas, servidoras de la vida, promotoras del bien común y un lugar desde donde se busca la santidad.

Tiene como visión construir el reino de Dios desde las familias, de modo que en ellas se anuncie, celebre y sirva el Evangelio del matrimonio, la familia y la vida, y sean familias, fermento de vida cristiana en su comunidad.